Crisis ansiedad
Todo lo que necesitas saber sobre las crisis de ansiedad
21 diciembre, 2017
Dependencia Emocional

 

 ¿Qué es la dependencia emocional?

Resulta normal buscar apoyo, compartir nuestras experiencias, nuestros sentimientos, pedir consejo, y reforzar nuestras razones de conducta con los demás, nuestra vida se enriquece de una forma exponencial si tenemos con quien meditar y comparar nuestras reflexiones, porque los humanos somos seres sociales, y perdemos calidad de vida en cuanto renunciamos a compartir nuestros sentimientos y experiencias. Sin embargo ,en ocasiones, algunas personas son objeto de la trampa de la dependencia emocional, que se produce cuando la autoestima se deja por completo en manos de otro individuo, y el comportamiento comienza a girar en torno a sus caprichos.

 “Si dos personas están siempre de acuerdo en todo puedo asegurar que una de las dos piensa por ambas” (Sigmund Freud)

La dependencia emocional dificulta el desarrollo de una personalidad propia de manera íntegra e independiente, distorsionando nuestras percepciones en base al criterio de otras personas, y afectando de forma dramática a nuestras preferencias personales, desembocando así en una insatisfacción vital inevitable, la dependencia es posible desarrollarla con cualquiera, ya sean familiares, parejas, amigos, e incluso compañeros de trabajo.

 Dependencia emocional

¿Cómo actuar ante un caso de dependencia emocional?

La actitud más adecuada que actúa a modo de “vacuna” ante la dependencia emocional es intentar no caer en el pensamiento dicotómico todo-nada,  esto no significa tomar una actitud positiva irreflexiva e ingenua, al contrario, se trata de mantener una visión realista por mucho que admiremos cualquier criterio externo, resultando un error tanto pensar que todo el mundo a nuestro alrededor nos va a beneficiar, como pensar que todo el mundo es un enemigo, ambas posiciones son distorsiones obvias que estarán mediadas en parte por nuestras experiencias anteriores.

 

 ¿Cómo afrontar la dependencia emocional?

Sobreprotegerse o exponerse sin protección a los demás son dos modos de afrontar las relaciones sociales y la realidad potencialmente problemáticos, pues nos exponen a no tener un desarrollo social normal, llevadas al extremo estas actitudes pueden producir situaciones de desconfianza crónica paranoide, o bien hacernos caer victimas del chantaje emocional, el cual conlleva un ciclo de manipulaciones en la que otra persona o personas, se aprovechan sistemáticamente de información, vulnerabilidades y emociones legítimas propias para terminar condicionando todas nuestras decisiones y nuestro comportamiento.

 

¿Cómo liberarse de la dependencia emocional?

He aquí algunos tips a tener en cuenta para prevenir o liberarnos de la dependencia emocional:

  • Diferenciar entre nuestra vida personal y nuestro perfil profesional, aunque parezca mentira una gran cantidad de desilusiones y situaciones problemáticas proceden de mezclar los dos tipos de roles, así como una gran cantidad de manipulaciones provienen precisamente de la vida laboral, nuestras ganas de agradar y de disminuir la tensión pueden reducirnos a posiciones pasivas constantes en especial entornos en los que el reforzador (trabajo-dinero-prestigio) y la situación de dependencia es más evidente, hay que saber defenderse de forma asertiva.

 

  • Para evitar la dependencia emocional y el chantaje que conlleva debemos discernir correctamente y ser muy realistas, para ello es necesario no filtrar equivocadamente las actitudes, conductas, e intenciones de los demás. Por tanto es mejor no tratar de predecir y adivinar, sino dar una oportunidad a las personas para que demuestren quienes son con hechos, no con palabras, excepto naturalmente aquellos casos muy concretos en los que es obvio que cierta persona esta resultando especialmente nociva.

Dependencia Emocional

  • Hay que entender, por duro que parezca, que lo es, que poseer vínculos familiares, profesionales, amorosos, o de antigüedad (amigos de toda la vida) con ciertas personas no los convierte automáticamente en un modelo a seguir ni convierte a una relación en sacrosanta, en los casos en que se desvelan comportamientos inadecuados se suele reaccionar tarde, y cuesta enormemente romper el vínculo cuando ya se ha cedido a ciertos chantajes o manipulaciones nocivas.

 

  • Las personas somos imperfectas, no somos capaces de ser absolutamente todo lo que se espera de nosotros a cada momento, en caso de que sea así, resulta infinitamente más beneficioso contar con alguien capaz de admitir esta imperfección, lo cual es un signo de madurez y perspectiva que tratar de mantener a toda costa fachadas neuróticas de perfección extrema o desastre total. Ambas llevan aparejadas sufrimiento y conductas disfuncionales tales como las adicciones, la rigidez, el trauma, o la paranoia.

 

  • Debemos renunciar a tratar de entender a fondo la personalidad de la persona que trata de ejercer la manipulación, en su lugar merece la pena hacer valer nuestra asertividad (no nuestra impulsividad ciega) y nuestros sentimientos como suficientemente valiosos por el hecho de ser nuestros, cuidado porque el chantajista emocional tratara siempre de usar emociones como la culpabilidad o convenciones sociales como la reciprocidad para manipular nuestro comportamiento, nos podemos encontrar con obsequios inesperados o sermones sorprendentemente elaborados acerca de lo como “deberíamos” ser o hacer.

 

  • Se puede llegar equivocadamente que si vivimos para los demás los demás vivirán para nosotros, este es un error bastante frecuente, en especial en las relaciones que ya están asentadas desde hace tiempo, encontrar personas atrapadas en el “debería darse cuenta de que yo…” pero sin ser nunca capaces de explicar a esa otra persona el esfuerzo que hacemos. En estos casos merece la pena trabajar en marcar límites y puntos de inflexión, y no esperar a que los otros adivinen nuestra dedicación, cosa que no suele pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *